Foto: ©FIL/Bernardo De Niz

Mario Martz nació en 1988 en León, Nicaragua. Su trabajo literario ha sido publicado en el New York Times, CarátulaRío Grande Review, RaraContrapuntos, Cuadrivio, entre otras. Es autor de la colección de relatos Los jóvenes no pueden volver a casa (Managua: anamá, 2017), y del poemario Viaje al reino de los tristes (Managua: CNE, 2010), con el que ganó en 2010 el certamen nacional para publicaciones del Centro Nicaragüense de Escritores. Las antologías Queremos tanto a Claribel (España: Valparaíso, 2014); Instantáneas de la poesía centroamericana (México: Literal, 2013) y Los 2000, autores nicaragüenses del nuevo milenio (Managua: Leteo ediciones, 2012) recogen muestras de su trabajo. Actualmente reside en la frontera mexicano-estadounidense (El Paso-Ciudad Juárez), donde estudia la maestría en Creación Literaria en la Universidad de Texas en El Paso.

 


 

Los protagonistas de Los jóvenes no pueden volver a casa son testigos del fracaso y víctimas del abandono y la locura; dan cuenta de la violencia gradual que acecha a la ciudad donde viven; un hijo ignoto que visita a su padre en compañía de su mejor amigo; un padre que regresa años después de haber abandonado a su familia; una familia extranjera que llega a Managua con la esperanza de encontrar a su hija desaparecida. Personajes que se entrelazan por la ausencia y la búsqueda de la identidad familiar.

 

 

 


*

Sobre Los jóvenes no pueden volver a casa 

«Padres separados, familias dobles, exilios. Las llamas de aquel incendio se reflejan en sus rostros y los tiñen sin remedio. El precio de ese pasado es para los personajes de los cuentos de Mario la soledad, el desajuste, la extrañeza frente a un mundo que otros cambiaron por ellos y a lo mejor lo volvieron peor en términos de la ética, un hilo sutil que va uniendo las historias con puntadas crueles. […] Mario escribe con pulso firme, con conocimiento de causa, como si llevara años haciéndolo, sin que por eso sus cuentos pierdan su frescura.»
—Sergio Ramírez

«Mario Martz, en este su primer libro de relatos, ha conseguido con arte refinado ficcionar una realidad donde cada uno de nosotros, sus curiosos lectores, podría verse dramáticamente reflejado».
Berman Bans, Álastor.

«Mario Martz, a través de sus distintas voces narrativas nos pone en la palestra la búsqueda esencial de todo ser humano, la identidad».
Madeline Mendieta, La Zebra.

*

Sobre Viaje al reino de los tristes

«La poesía de Mario hace ver imágenes nuevas y eternas que invitan a hacer un viaje con la tristeza, la alegría y el dolor con que hemos vivido». 
—Claribel Alegría 

«El libro de Mario es una muestra inequívoca del ingenio que se agita en el seno de la actual literatura nicaragüense, un ingenio lleno de inquietudes que se encuentra desde ya, abriendo nuevos caminos para la expresión poética».
—Javier González Blandino, Carátula